top of page
Abrir libro de texto en la biblioteca
  • Foto del escritorFLAL

Comunicado 04-2023





JAVIER MILEI NO NOS REPRESENTA

A LOS LIBERALES CLÁSICOS


Hace 20 años, en 2003, estaba bien claro para muchos liberales clásicos que el fracaso de los gobiernos “neoliberales” (Consenso de Washington), nos traería enorme descrédito en la opinión pública, y que por tanto fortalecería al “Socialismo del Siglo XXI”, con Hugo Chávez y sus congéneres. Por simple “ley del péndulo”, el Foro de Sao Paulo ubicó a sus candidatos como presidentes en nuestros países, y una “nueva década progresista” comenzó.


Los liberales llevamos varias generaciones mal representados. Los “neoliberales” de los ’90 venían de partidos socialdemócratas o populistas que nunca apoyaron políticas para privatizar, desregular o abrir mercados a la competencia. Los empresarios mercantilistas son antiliberales. Y los economistas liberales nunca entendieron de política; ni el novelista Vargas Llosa, ni los autores “anarcocapitalistas”, ni los politiqueros centristas o populistas que nos roban la etiqueta “liberal” por puro postureo.


En 2003 las Fundaciones liberales, empezando por la mayor, la Red Atlas, que apoya a las demás financieramente, estaban embarcadas en programas de formación exclusivamente académica. A los jóvenes que se iniciaban en el liberalismo les pagaban para escribir “papers” en el marco de la Escuela Austríaca de Economía. Y nada más.


Hacían una triple reducción del liberalismo: el liberalismo era economía, economía eran los “austríacos”, y los “austríacos” eran Murray Rothbard y su “anarcocapitalismo” demencial. A sus becarios les prohibían cualquier acercamiento intelectual o sobre todo práctico a la política, vista como el demonio. Esta rígida prohibición tenía efecto disuasivo sobre los no becarios: “si aspiras a una beca, ¡cero política!” Hasta la fecha han seguido y siguen en esa línea.


Exigimos en 2003 a las Fundaciones revisar su agresiva actitud antipolítica, porque precisamente lo que necesitábamos y necesitaríamos en América Latina eran liberales políticos, creando partidos liberales en la arena política. Todo lo que demandamos era formación política liberal, así como las fundaciones y ONGs de izquierda brindan formación política marxista a sus cuadros y activistas. Pero perdimos esa pelea.


La segunda década de este siglo, por simple “ley del péndulo”, vio el retroceso de las izquierdas y el ascenso de una “nueva derecha”, igual de mala que la de los ’90: gobiernos que no hicieron las reformas liberales de fondo, postergadas al menos desde los 70 y 80, principalmente por ausencia de formación política. Y así como en los ’90, otra vez volvimos de nuevo a quedar mal. Nos hacen quedar mal.


Ahora en 2023, después de 20 años de aquella batalla que perdimos contra las Fundaciones e Institutos liberales, seguimos sin líderes ni cuadros políticos formados, y sin partidos que nos representen en forma cabal, salvo los esfuerzos del Proyecto Cinco Reformas. Y esto se ve muy claro en el caso del Sr. Javier Milei, quien otra vez nos hace quedar muy mal a los liberales clásicos, al frente de una anárquica tropa de gente improvisada y de dudosas procedencias.


Más allá de los votos que saque Milei, de los troles que tenga en las redes sociales, o de si resulta o no presidente, en todo caso, JAVIER MILEI NO NOS REPRESENTA A LOS LIBERALES CLÁSICOS.

Nada más.


Octubre 13, 2023


Firmantes:

Presidente José Luis Tapia-Rocha, Perú

Myriam Ortiz, Peru

Jorge Chapas, Guatemala

Héctor Muñoz, Guatemala

Alberto Mansueti, Argentina

Erick García, México

Sonia Calderón, Costa Rica

Otman Domínguez, Colombia

Pablo Paiva, Uruguay

Gustavo Romero, Perú

Rodrigo Mora, Chile

Daniel Rocha, Bolivia

Manuel Alarcón, Chile




525 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page